Los pies son el soporte esencial para el movimiento del ser humano, son fundamentales para mantener una correcta postura y por tanto para la salud general, razón por la que es de gran importancia brindarles un buen soporte y cuidado. Hoy en día, gracias a la extensa variedad de calzado disponible en el mercado, encontrar zapatos cómodos que cumplan con esta función de protección y soporte no es complicado, y por los materiales y diseños que se emplean para su manufactura además de ser accesorios funcionales, son elementos de moda utilizados para marcar un estilo.

Con la finalidad de ayudarte a elegir calzado adecuado, en esta ocasión te presentaremos una serie de recomendaciones para determinar las características que debe reunir un par de zapatos que te ofrezca soporte y protección.

Como acabamos de mencionar, actualmente la extensa variedad de oferta de calzado permite no tener que sacrificar estilo por comodidad, y contrario a lo que comúnmente se piensa, contar con zapatos cómodos no es sinónimo de usar zapatos ortopédicos, esto es gracias a la diversificación del calzado producido que busca adaptarse siempre a las necesidades cambiantes del mercado, que solicita no sólo accesorios de moda sino elementos que contribuyan a conservar su salud.

Sin embargo, aunque ya existen zapatos que conjuguen comodidad y estilo, elegir los adecuados puede resultar un poco complicado si no se sabe qué tipo de factores se tienen que evaluar al momento de hacer una compra. El diseño, material, tipo de corte, tipo de suela, elementos de amortiguación, altura del tacón, forro, entre otros, son determinantes para el nivel de soporte del calzado, protección, ventilación, ajuste al pie y tiempo de vida, y en general se eligen según el tipo de actividad para el que esté destinado. Por esta razón te recomendamos que lo primero que tomes en cuenta sea el tipo de uso que le darás a los zapatos, ya sea que los vayas a emplear para actividades deportivas, para asistir a una fiesta o para el uso cotidiano en el trabajo, tendrán que reunir una serie de características especiales que los hagan apropiados para esos usos.

Cuando tengas claro qué tipo de zapatos necesitas, revisa qué modelos se encuentran disponibles en el mercado. La mejor recomendación que te podemos dar es que inviertas en zapatos de calidad, por lo que recurrir a marcas reconocidas es una garantía de que los productos que adquieras reúnen las características adecuadas. Revisa factores como los materiales exteriores e interiores y el material de las suelas; en los materiales del corte del calzado tendrás que asegurarte de que son lo suficientemente rígidos para darle un buen soporte a tus pies, pero no en exceso pues podrían ocasionarte molestias. El forro interior debe ser suave y la suela tener un buen agarre al suelo. Evalúa también la capacidad de ventilación del zapato, pues es de gran importancia que en caso de que se produzca transpiración puede evaporarse para que el pie se mantenga fresco y cómodo.

Lo siguiente es elegir la talla correcta de zapatos; la talla es de hecho la diferencia entre los zapatos cómodos y el calzado que ocasiona molestias, e incluso incremente las probabilidades de sufrir una lesión. Si bien es un paso que resulta obvio, un gran número de personas comete errores al momento de seleccionar la talla de sus zapatos y a mediano plazo comienzan a sufrir problemas de postura y malestar en los pies, que pueden derivar incluso en deformidades. Por ello te recomendamos que aunque usualmente pidas la misma talla para cualquier tipo de calzado, midas tu pie y al solicitar una talla compruebes que el zapato te ajusta bien, ya que por el tipo de hormas puede haber variaciones que exijan usar una talla más grande o más chica de la habitual. Para mayor precisión, utiliza el tipo de calcetines que usarás habitualmente con el calzado al momento de probártelo, apoya el pie bien en el suelo y de preferencia da algunos pasos para comprobar si te ajustan bien.

Una vez que hayas elegido el calzado que te resulte más cómodo y satisfaga tus gustos por diseño y estilo, asegúrate de que al momento de usarlos lo hagas correctamente. Llega a ser bastante común que un par de zapatos cómodos se conviertan en una verdadera pesadilla simplemente por errores en cómo utilizarlos, como es el caso de no ajustarlos correctamente, en especial aquellos que tienen cordones o hebillas; aunque en algunos casos los modelos luzcan mejor si no se emplean conforme lo diseñado, esto puede ocasionar problemas en los pies, desde molestias ligeras hasta heridas y deformaciones, así como problemas de postura que desencadenen dolores de espalda y cuello que deriven en otros padecimientos que requieran de un tratamiento médico, por esto es imprescindible que los ajustes bien y los mantengas en buen estado. El mantenimiento es de hecho fundamental para que un buen par de zapatos que sean cómodos continúen siéndolo con el paso del tiempo. Ante señales de desgaste y daño, es necesario que reemplaces tus zapatos por un nuevo par, lo que se puede notar en el estado de la suela, costuras y áreas donde se unen las diferentes piezas que los componen.

Recuerda que en Brantano contamos con una extensa variedad de modelos de zapatos cómodos de la más alta calidad. Te invitamos a visitar nuestro catálogo en línea para que conozcas el calzado que ponemos a tu alcance, y que en caso de tener alguna duda sobre el funcionamiento de nuestra tienda en línea o políticas de servicio, te pongas en contacto con nosotros, en Brantano con gusto te atenderemos.