Sin lugar a dudas, uno de los principales retos de los padres de familia con hijos en edad escolar es la elección del calzado que complementa el uniforme. Esto tiene mucho que ver con que los pies de los niños se encuentran en continuo desarrollo, haciendo necesario adquirir varios pares en el transcurso de un año, y no únicamente cuando se presenta el desgaste del calzado, pues continuamente cambian de talla a una más grande. Si a esto le sumamos la necesidad de contar con zapatos resistentes y cómodos, que además sean del gusto de quien los va a usar, elegir zapatos escolares para niña en particular puede ser una tarea bastante complicada, en especial porque existe una extensa variedad de opciones.

Para facilitarles un poco la toma de decisión, en esta ocasión les presentaremos algunas recomendaciones de utilidad al momento de adquirir un par de zapatos para uso escolar, esperando que les sean de utilidad al hacer su próxima compra.

Para comenzar, es necesario tener en cuenta que todas las características del zapato deben ser evaluadas antes de comprarlo, pues de ellas depende su funcionalidad, resistencia y comodidad. Factores como el tipo de material con el que se fabricó el zapato, su corte, el tipo de horma que tiene, su suela, el modo que emplea para sujeción y los sistemas de amortiguación y otras características especiales, como el soporte en el área del arco, son importantes, y lo mejor es evaluarlas antes de tomar cualquier decisión. En todo caso, las características del calzado deben responder a las necesidades de la niña, del nivel de desarrollo de sus pies y por supuesto, del tipo de actividades que va a realizar utilizando el calzado en cuestión.

Además, un factor muy importante es el gusto, y en el caso particular de las niñas puede ser un poco más complicado encontrar el zapato que satisfaga sus gustos que con los niños, debido a que por la mayor oferta de cortes y estilos, tomar una decisión se vuelve un poco más difícil. En este punto es importante que aclaremos que, a pesar de que el gusto sí tiene un papel importante en la toma de decisión, no es conveniente priorizar este factor, ya que hay características más importantes que, de no ser valoradas, pueden hacer de la compra una mala inversión, que incluso incremente los riesgos de sufrir una lesión o tener molestias al caminar.

Basar la decisión de la compra de zapatos escolares para niña en el gusto de la pequeña o de los padres es uno de los principales errores que se cometen, así como elegir la talla incorrecta. Como es bien sabido, utilizar unos zapatos demasiado chicos o demasiado grandes puede causar molestias en los pies, y en el caso particular de los pies de los pequeños que aún se encuentran en desarrollo, puede dar como resultado deformaciones y alteraciones en la marcha que requieran de un tratamiento especial. Las razones por las que se compra la talla incorrecta incluyen problemas para medir correctamente el zapato. Es muy frecuente que los niños encojan los dedos dentro de los zapatos cuando se los están midiendo, por esto es muy importante auxiliarlos al momento de hacerse las pruebas.

Otra razón muy común por la que se compran zapatos de la talla incorrecta, en específico de una talla más grande, es buscar ahorrarse un gasto en calzado, pues en la niñez los pies crecen con rapidez, y si se compran unos zapatos más grandes se puede evitar comprar un nuevo par a los pocos meses. Esto debe evitarse, ya que como acabamos de mencionar, unos zapatos muy grandes o muy ajustados pueden ocasionar molestias e incrementar los riesgos de lesionarse, de que se presenten deformaciones y alteraciones en los pies. Estos problemas tienen que ver con el nivel de desarrollo de los huesos y músculos de los niños, y con el constante cambio de postura que experimentan a raíz de las transformaciones en su cuerpo, razón por la que insistimos en que el calzado escolar, así como el destinado para uso casual, debe responder a las necesidades de los pequeños en la etapa de desarrollo en que se encuentren.

La elección de la talla correcta es posible si se toma la medida de los pies con ayuda de una regla. Para ello recomendamos pedir que el niño o la niña apoyen su planta del pie sobre una hoja de papel, con los dedos completamente extendidos, y que con un lápiz marquen dónde comienza el talón y dónde termina la punta del dedo más largo del pie, posteriormente se mide la longitud y es esta la talla que se debe solicitar en la zapatería. De preferencia la medida se debe hacer en la noche o después de que se hayan hecho actividades físicas para que los pies alcancen su máxima longitud por la inflamación causada por el flujo sanguíneo. Cabe mencionar que esta medida sólo es una guía y que es posible que varíe la talla requerida según el modelo del calzado solicitado, esto porque las hormas de los zapatos son diferentes. Es precisamente por esta razón que lo ideal es que los niños se midan los zapatos con ayuda de un adulto, quien se asegure de que los dedos del pie lleguen completamente estirados hasta la punta del calzado para comprobar el espacio libre disponible en el talón.

Para comprobar si los dedos están estirados hay que tocar la parte de arriba de la puntera, la que debe estar libre de bultos. Al retirar los zapatos también se sugiere revisar que en el pie no hayan quedado marcas o rozaduras, signos perfectos de que se requiere una talla más grande. Preguntar a los pequeños qué tan cómodos les resultan los zapatos es un buen indicador, y al hacerlo puede ser de utilidad recordarle que ese modelo de zapato que eligió puede estar disponible en otras tallas, esto para evitar que mienta sobre la sensación de los zapatos para asegurarse de llevarse esos a casa.

Esperamos que estas recomendaciones les sean de utilidad al elegir zapatos. Les recordamos que si buscan zapatos escolares para niña de la más alta calidad, en Brantano contamos con un extenso catálogo de modelos exclusivos. Para conocerlos los invitamos a visitar nuestro catálogo en línea, y en caso de tener alguna duda sobre nuestros productos o servicios no duden en ponerse en contacto con nosotros, en Brantano con gusto los atenderemos.